Yo me adapto, tú te adaptas, nosotr@s nos adaptamos o no ?

Vuelta al Cole

 

Las semanas previas y posteriores a la adaptación (o no) de nuestr@s hij@s a lo Educativo, suelen ser muy movilizantes.

Elijo a conciencia decir  lo Educativo, para no centrarme en público o privado, método alternativo o tradicional y a la vez,  para no tomar posición y sesgar la mirada en polaridades, cuando en realidad existen muchos matices educativos, incluso los combinados. Ya me referiré a esto en otro momento.

¿Qué quiere decir que alguien se adapta o no se adapta a algo? ¿A qué debe adaptarse? ¿Y nosotr@s l@s ma/padres? ¿Qué estamos proponiendo?  ¿Qué nos están proponiendo a nosotr@s?

Lo cierto es que la escolarización, moviliza.

Moviliza porque tal vez se nos presenta como  un camino iniciático de cada familia hacia lo Institucional y como tal… se empieza por el primer paso. Pero ¿Cuál es el primer paso?

Elegir dónde, cómo, cuándo, porqué, a qué edad, de qué manera y con quiénes se iniciarán nuestr@s hij@s y con ello, nuestra familia en lo Educativo, no siempre resulta una tarea sencilla y  moviliza mucho.

L@s moviliza a ell@s y nos moviliza a nosotr@s como ma/padres y como niñ@s que fuimos alguna vez.

Tal vez porque  se presenta como una invitación a viajar en una especie de Delorean imaginario (*) hacia esos años  mozos, y recordarnos a nosotr@s mismos con o sin guardapolvo blanco impecable y sin arrugas, o con el uniforme, tomando distancia y dejando dos baldosas entre nuestros amiguit@s y nosotr@s (con todo lo que ello implica no? -lectura para otro posteo). Tal vez, nos recuerda siendo despertados para desayunar, más tarde o más temprano y llegar corriendo con el último cuaderno forrado con papel araña del color que cada maestr@ de cada materia/grado/año pedía.

Por momentos el Delorean planea por nuestro arcón de recuerdos y nos muestra vívidamente eso que vivimos allá a lo lejos pero que ahora se nos aparece tan cerca. Eso que se nos aparece de una manera familiar y distante a la vez… y alguno tímidamente podrá preguntarse ¿Esto le está pasando a mi hij@ o a mí? ¿Qué se moviliza ahí?

Aparecen los recuerdos, el paso del tiempo, las emociones, lo ambiguo del agotamiento frente a lo nuevo, pero las ganas de más.

¿Entonces quiénes deben adaptarse y  a qué?

Están l@s que se inician por primera vez, l@s que reinciden, l@s que pasan de sala y egresan, l@s que arrancan la primaria, l@s que egresan de este nuevo ciclo, l@s que comienzan otro, l@s que van a grupos de juego, l@s que hacen unschooling y la lista sigue.

Del lado de l@s ma/padres, están l@s que acompañan todos estos procesos o l@s que  por alguna razón no pueden y  lo dejan en manos de otr@s que como cuidadores primarios, también acompañan y se hamacan.

Aparecen emociones encontradas y desencontradas.

Lo cierto es que una vez pasadas las elecciones más importantes,  des – pegarse los primeros días, duele.

Le duele a los que comienzan las clases, y a l@s hermanit@s que quedan en casa. Les duele un poquito a l@s ma/padres y otro tantito a l@s escolares pero lo más ambivalente y doloroso es que con las clases, comienza el año y con ello arrancan las agendas y la organización.

Es como si de repente, empezara verdaderamente el año.

Entonces, el Delorean vuelve y se termina este primer viaje, el de la adaptación a lo Educativo de este año. Y en su paso deja un sabor a pasado, a recuerdos bellos y otros no tanto, recuerdos a trabajar en soledad y otros más dignos de ser llevados a un espacio terapeútico para seguirlos resignificando.

Entonces ¿qué es adaptarse?

Es acomodarse a otra cosa. Ajustar lo necesario para adecuarse física y emocionalmente a algo.

Es aprender que ahora toca despertarse en otro horario, que algunas rutinas se adelantan y otros planes se posponen, es  sostener algunos momentos de silencio en la casa y otros de mucho bullicio porque ell@s también se están acomodando y seguramente, hay algunas cosas que les gustan y otras que no.

Y ¿Quién debe adaptarse en ese vaivén?

Yo, tú, él/ella, nosotr@s, vosotr@s, ell@s.

Carolina Sujoy

Psicóloga con formación Perinatal y de Primera Infancia.

 

(*)Delorean El DeLorean 
MC-12 es un automóvil deportivo fabricado por DeLorean Motor Company (DMC) entre 1981 y 1982. Es conocido como el DeLorean, ya que éste fue el único modelo que fabricó dicha compañía. El DMC-12 se caracteriza por sus puertas de ala de gaviota y su carrocería metálica de acero inoxidable sin pintura. Es muy conocido por su aparición en la trilogía de películas de Back to the Future. Después de aparecer en estas tres películas, el DMC-12 se convirtió en un objeto de culto
.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s