¿Qué es el espíritu Navideño?

En las últimas semanas las redes sociales se llenaron de publicaciones sobre qué contarle a l@s niñ@s en esta Navidad.

Se me ocurrió investigar un poquito cómo surgió la figura de Santa Claus, aunque tenía una vaguísima  idea de que parte de la imagen que hoy vemos, tiene que ver con una campaña de marketing de una conocida empresa de gaseosas.

Resulta ser que hace muchos años (El año 280) nació Nicholas en Patara, Turquía. Su familia era muy adinerada y se dice que él desde niño fue muy piadoso y generoso. Cuando sus padres fallecieron, Nicholas heredó una fortuna que puso al servicio de los demás.  Con el tiempo fue nombrado Obispo y tras su muerte, fue considerado Santo.

Son muchos los milagros que se le atribuyen. Uno de los de mayor repercusión es el que cuenta que, siendo aún joven, se compadeció de un señor que cayó en la más absoluta pobreza y no tenía cómo sustentar a sus hijas. Para remediarlo, el santo de Nicholas de manera anónima, echó tres zapatos llenos de oro, por la ventana del cuarto donde dormían. En otra versión, que haría historia, dejó caer por la chimenea unas monedas de oro que milagrosamente cayeron en unas medias de lana que las jóvenes habían dejado secando, y de aquí se supone la tradición de colgar las medias tejidas que sirven para recibir regalos en Navidad.

San Nicholas de Bari o de Myra que posteriormente y ya cerca de 1600 se transformó en Sinterklaas, y se lo retrató como alguien que por las noches monta un caballo blanco volador y arroja regalos por las chimeneas. En 1809 pasó a ser llamado Santa Claus, y más adelante, el escritor Clement Moore, escribió el poema, “la Noche antes de Navidad” para sus hijos, en la cual nombró a los renos voladores de Santa. En 1863 el dibujante Thomas Nast le dio la actual fisonomía de señor grandote,  barbudo y bonachón y viendo el éxito que tenía este personaje, una empresa muy conocida de gaseosas cola, lo volvió a retratar haciendo una campaña publicitaria en la cual notificó a la población que Santa recibiría cartas y pedidos de l@s niñ@s.

¿Y entonces? ¿Qué contamos a nuestr@s hij@s?

Después de todo ese recorrido, me parece importante resaltar los valores que quedan como entre líneas de esta historia y unirlos con la connotación que tiene esta época del año que generalmente tiene que ver con cierres de ciclos.

Quizás repensar el:

Fortuna puesta al servicio de los demás.

Fortuna que puede ser pensada como tiempo de calidad (lease libre de distancias digitales) con uno, con la pareja, los hij@s, los ma/padres, una amiga puérpera o alguien recién separado, o alguien en duelo.

Fortuna como un abrazo a tiempo, una palabra de aliento, un silencio compartido, un espacio con el otr@ o sólo, o con la tribu, un momento que se dona a quienes nos rodean porque de algún u otro modo, nos necesitan. Sostén, cobijo, sonrisa, abrazo.

 

En lo personal siempre creí que ese era el espíritu navideño.

Ojalá nos lo contagiemos tod@s!

Carolina Sujoy.

 

Fuentes:

https://www.elespectador.com/noticias/actualidad/la-historia-de-papa-noel-articulo-829862

https://es.wikipedia.org/wiki/Nicol%C3%A1s_de_Bari

https://es.wikipedia.org/wiki/Nicol%C3%A1s_de_Bari#cite_note-3

https://en.wikipedia.org/wiki/Saint_Nicholas

Navidad

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s